Gente que se dio una vuelta


© Copyright

Si querés copiar y pegar, claro que podés; pero citá la fuente, ¿sí?. Gracias.

5 de octubre de 2012

Con gloria morir

Cuando aprendí que antes de ser un país libre y soberano, habíamos sido colonia de España, en mi fantasía de niño creía que los españoles nos odiaban. El razonamiento, simple: éramos de ellos; nos rebelamos, no nos quieren más. Un análisis,claro, más de relación padres-hijos que de política internacional. Pero era lo que me salía.

Cuando más adelante me enseñaron que en realidad, entre 1810 y 1816 hubo idas y vueltas, empecé a entender que la cosa era más compleja. El virreinato del Río de la Plata aún no era la Argentina, pero casi.

Después las cosas se fueron haciendo más complejas: no todos pensaban lo mismo sobre el modo de ser un nuevo país: unitarios, federales, civilización, barbarie, ilustrados, ignorantes, cabecitas, gringos... Algo se fue armando.

De la simplicidad inicial al complejo devenir, creció también mi mirada, mi entendimiento, yo mismo.
¿Será que hay que quienes eligen no crecer?




1 comentario:

JoBi dijo...

Entre 1810 y 1816 mis paisanos andaban acuchillando franceses y vecinos, no necesariamente por ese orden. Tanto tiempo de tratar a los de ultramar con la punta del pie, decidieron como buenos españoles mandarnos a la mierda (pa' cojones los míos aquí y en Tegucilgalpa).

Y aquí seguimos a ambos lados del charco. Nosotros con las mismas gilipolleces desde que un íbero le dijo a un celta a ver quién meaba más lejos.